domingo, 30 de septiembre de 2012

Dicen que el hombre es el unico animal que torpieza dos veces con la misma piedra. Frase cierta, si las hay.

Me avisaron que no tenía que hacerlo.
Hice caso omiso, callé a mi mente, y escuché a mi corazón. Al menos en las películas lo llaman así, pero en estas siempre todo termina bien.
En mi caso no. Arriesgué todo por él. Todo lo que había conseguido, todo lo que me había costado superarlo para volver a empezar. Al principió todo iba bien, pero después la misma situación se volvió a presentar. Exactamente igual, exactamente el mismo error.
¿De qué se trata todo esto?
Parece una lección de la vida: “Los pelotudos nunca cambian”
Y esperó que me sirva para el resto de mi vida.
Cuando uno se la juega entiende que hay dos posibilidades. Que ganes, o que pierdas.
Esta vez me toco perder. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores