viernes, 13 de abril de 2012


Lo perdido jamás se recupera. Una triste verdad, para una sencilla realidad.
Si estás dispuesto a perder algo, debes saber que jamás lo recuperaras.


Es así de simple. A veces hacemos mucho esfuerzo para lograr algo, y de repente, por un incidente, o tal vez por otro deseo, o simplemente porque nos cansamos de luchar por eso, lo dejamos y cuando nos damos cuenta, ya es tarde. Ya lo perdimos, y lo que se pierde jamás se recupera.
Podemos volverlo a intentar, pero nunca va a ser igual a como hubiese sido si hubiésemos seguido.

2 comentarios:

  1. Muy buena entrada. Es verdad.. ponemos todo de nosotros para lograr algo y el mas minimo detalle lo arruina. te espero por mi bog linda, beso!

    ResponderEliminar
  2. Gran verdad, más de acuerdo contigo no he podido estar. Bonito blog, si quieres pasate por el mio y hazte seguidora si te gusta ;)

    Besos:)

    http://efectoycausa.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Seguidores