jueves, 29 de marzo de 2012


Cada día más parecido a ayer. La monotonía inunda las horas.
Los minutos pasan y ya no tengo a nadie. Nadie a quien amar. Nadie en quien pensar.
Todos mis días son iguales, sin momentos especiales, ni tristes, ni felices, simplemente iguales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores